portada-transformacion-digital-gobierno-abierto

La transformación digital, la  clave para lograr un Gobierno Abierto en las Administraciones Públicas

El fomento de la participación ciudadana en las Administraciones Públicas es un discurso que hemos escuchado constantemente en la última década. La implementación de nuevas tecnologías en los organismos públicos puede suponer una revolución dentro del área de participación ciudadana. Y si las diputaciones o ayuntamientos quieren emprender el camino hacia un Gobierno Abierto deben apostar por implantar mecanismos digitales con las que agilizar la comunicación y la atención al ciudadano.

No hay organismo público que no cuente entre sus estatutos con un reglamento de participación ciudadana en el que asienten las bases y sobre todo, se especifiquen las herramientas que tiene el ciudadano para involucrarse en la gestión política y administrativa de su ciudad o municipio. ¿Pero realmente es así? ¿Nos sentimos partícipes en las decisiones que se toman en nuestra ciudad? ¿Contamos con las herramientas fáciles y accesibles para poder dar nuestra opinión, tener acceso rápido a la información o que se nos resuelva una incidencia? Precisamente, ahí está la clave. Dotar de un gran soporte tecnológico y de innovación a un gobierno supone el primer paso a conseguir los objetivos de transparencia, participación y colaboración. 

El nuevo reto de las Administraciones Públicas: el Gobierno Abierto

España entró a formar parte de la Declaración de Gobierno Abierto en 2011. A partir de ese momento, todas las administraciones públicas desde gobierno central, hasta los gobiernos autonómicos y locales están realizando verdaderos esfuerzos para cumplir con los objetivos de transparencia, participación y colaboración. Con ellos se pretenden mejorar los servicios públicos y, sobre todo, recuperar la confianza de la ciudadanía en la clase política y los gestores públicos.

El Gobierno Abierto abre la gestión de los asuntos públicos a los ciudadanos de manera que puedan tener un mayor conocimiento, información y control sobre las actuaciones de los políticos. Y que estos puedan, además, intervenir, colaborar y participar en esta gestión. 

ACCESIBILIDAD CIUDADANA

Además de pretender mejorar la relación/comunicación con los ciudadanos, el Gobierno Abierto también pretende incrementar su contacto con organizaciones públicas y privadas. En definitiva, ofrecer acceso libre, gratuito y técnicamente sencillo a datos públicos y ofrecer mecanismos y procedimientos para la colaboración y participación ciudadana. Para ello, se basa en tres pilares fundamentales:

  1. Transparencia: toda la información debe ser propiedad de los ciudadanos, los cuales deben tener acceso de manera transparente, fácil y gratuita a toda la documentación.
  2. Participación: los ciudadanos deben poder dar su opinión y que esta sea escuchada. Además, pueden ofrecer soluciones a problemas públicos. 
  3. Colaboración: solicitar la implicación de la ciudadanía en particular, pero también de agentes de la sociedad civil como organizaciones no gubernamentales con el fin de maximizar la eficacia de un gobierno. 

Transparencia, participación y colaboración en el Gobierno Abierto.

¿Qué nuevas tecnologías implantar para la transparencia?

Tener acceso a información sobre el funcionamiento de una Administración Pública es uno de los puntales del Gobierno Abierto. 

  • Selección de datos: es necesario analizar los datos disponibles y las fuentes de información de las que se puede extraer dichos contenidos. Las administraciones públicas cuentan con una cantidad ingente de datos de múltiples categorías y en diversos formatos. Para ello, deberán establecer una hoja de ruta para saber discernir la información y procesarla.
  • Extracción de datos: en este apartado se deben identificar dos líneas diferentes. Aquellos documentos que tenemos en formato digital y los que no. Precisamente, para estos últimos debemos iniciar, si aún no lo hemos hecho, un proceso de digitalización con el fin de poder acceder a través de un ordenador a toda la información. 
  • Catalogación e indexación de los datos: para este proceso es esencial la utilización de los metadatos. Mediante las metaetiquetas podemos catalogar, describir y clasificar toda la información. Todo ello con el objetivo de simplificar y optimizar su búsqueda y recuperación.
  • Almacenamiento de los datos: las Administraciones Públicas generan un gran volumen de información y su almacenamiento puede ser un gran quebradero de cabeza para los gestores públicos. La solución a este problema llega con la implementación de las últimas tecnologías y el ya conocido como Big Data. Esta herramienta permite el almacenamiento de grandes cantidades de datos y la variedad de la información en diferentes formatos. Lo que lo convierten en un dispositivo a tener en cuenta por parte de los gobiernos nacionales, autonómicos y locales. 
  • Tecnologías de búsqueda: el hecho de cómo acceder a esta información de forma concisa, concreta y rápida es esencial para la administración y también para el ciudadano. En este sentido juegan un papel destacado los lenguajes de recuperación, así como métodos de búsqueda basados en realidad aumentada y búsqueda visual, web semántica, motores en tiempo real y el uso de hashtags en redes sociales para clasificar la información. 
  • Generación de conocimiento: los datos obtenidos tras su tratamiento y almacenamiento serán útiles en la medida de que nos permitan generar conocimiento. De esta manera, la utilización de tecnologías como el linked data, que nos permite establecer relaciones entre los datos, así como la minería de datos (data mining) son necesarios para convertir todos esos contenidos en conocimiento. 
  • Herramientas de presentación y consulta:  sin el acceso fácil, rápido y útil a toda la información, el resto de apartados no tienen sentido. El acceso a los documentos como gestor público o como ciudadano es totalmente diferente. En el primero de los casos un software personalizado quizás es suficiente, sin embargo de cara a la ciudadanía la cuestión se complica. Hay que implementar varias plataformas en las que ofrecer la información pero con las que también resolver dudas. Desde chats o apps de incidencias hasta el helpdesk, cada vez más desarrollado.
  • Protección de datos y seguridad: el tener una red abierta de acceso a toda la información no implica no contar con medidas de seguridad para el control y la limitación de esos datos. Hay que tener en cuenta todas aquellas tecnologías que nos permitan identificar a los usuarios y saber cuál es la información que estamos ofreciendo.

 

Las herramientas tecnológicas de participación y colaboración

La implementación de las nuevas tecnologías en la Administración Pública puede lograr un incremento de la participación y la colaboración ciudadana en la gestión de los servicios públicos. A continuación, vamos a describir algunas de las herramientas que pueden ayudar a  allanar el camino hacia un Gobierno Abierto:

 

Escucha activa.

En este apartado se incluye cualquier herramienta en la que los ciudadanos vierten su opinión o soluciones a cualquier situación pública. Se trata de recursos como blogs, redes sociales, aparición en medios de comunicación…

Distribución de eventos:

Para facilitar la colaboración entre administraciones y participación de la ciudadanía en la gestión pública, es necesario facilitar la presencia virtual en acontecimientos o debates públicos (plenos, presentaciones de proyectos, etc.) Una de las soluciones más utilizadas es el web streaming. 

Colaboración: 

A través de apps donde los ciudadanos puedan comunicar una incidencia, como por ejemplo, las malas condiciones del mobiliario público, una convocatoria online de crowdfounding. 

Voto electrónico:

La necesidad de realizar consultas, elecciones, encuestas… de un modo ágil hace que cada vez se apuesta por el voto electrónico. Sin embargo, sigue siendo una de las asignaturas pendientes de las Administraciones Públicas. La facilidad de la manipulación de los votos electrónicos es su principal hándicap. Sin embargo, están empezando a crearse sistemas de seguridad que permitan blindar este tipo de consultas online.

CRM y ticketing: 

La calidad en la atención a los ciudadanos es cada vez más creciente. Al igual que ocurre en el sector privado, las Administraciones Públicas deben hacer una apuesta para igualarse a los helpdesk de grandes empresas con los que mejorar su imagen pública. En este sentido, existen multitud de herramientas tecnológicas que permiten que la experiencia del usuario mejore considerablemente, en este sentido. Entre ellas destacan:

      • CRM: modelo de gestión de toda la organización basado en la orientación al cliente, en este caso ciudadano. 
      • Ticketing: herramientas de gestión de incidencias con el fin de facilitar la tramitación de peticiones o problemas.

 

Portales de participación.

Son los principales canales de comunicación. La mayoría de ellos se realizan a través de las webs de las Administraciones Públicas y consisten en habilitar mecanismos para una comunicación sencilla con la ciudadanía. Podríamos decir, que el resto de herramientas están englobadas en este último apartado.

Portales de participación en un gobierno abierto.

No cabe duda, que el camino para lograr un Gobierno Abierto pasa por una apuesta consciente por las nuevas tecnologías. Sin embargo, la implementación de la innovación tecnológica en el sector público debe hacer de forma consciente, eficaz y productiva. Para ello, es imprescindible contar con una empresa externa que asesore a los gobiernos en cada uno de los pasos tecnológicos que deben realizarse. Pueden ayudar en el establecimiento de objetivos para conseguir alcanzar las metas de transparencia, participación y colaboración. En Systems Group llevamos más de 25 años trabajando mano a mano con las Administraciones Públicas en la incorporación de tecnologías para alcanzar sus objetivos. Sabemos cubrir necesidades y formamos a los funcionarios en su puesta en marcha. 

POST RELACIONADOS

Dejar un comentario