PORTADA RPT ADMINISTRACIONES PUBLICAS

RPT: la clave para la gestión de los Recursos Humanos en las Administraciones

El departamento de Recursos Humanos es una de las áreas más transversales de las empresas. Normalmente, gestionar este apartado dentro de una gran compañía no es una tarea sencilla y los sistemas de organización tienen que ser exhaustivos. Si, además, hablamos de Administraciones Públicas, la tarea puede convertirse en un problema.

Para intentar paliar esta situación, en muchos casos se opta por utilizar una RPT, o relación de puestos de trabajo. De esta forma, gestionar tanto trabajo no es supone una labor tan complicada para el departamento en cuestión. 

¿Qué es una RPT?

La RPT (Relación de Puestos de Trabajo) es la guía técnica sobre la que deben de trabajar las Administraciones Públicas. Se trata de una hoja de ruta sobre la que verter toda la gestión de los Recursos Humanos y la estructura del personal público. Es esencial un buen desarrollo de la RPT para evitar problemas posteriores de transparencia y mala elección de candidatos para los puestos de trabajo requeridos.

Una buena estructura de gestión de los recursos humanos para la Administración Pública radica en una buena planificación. Es esencial y debe actualizarse teniendo en cuenta las nuevas tecnologías e incluso los nuevos puestos que pueden surgir según las necesidades de cada ayuntamiento o gobierno.

¿Por qué aplicar una RPT?

Tal y como hemos comentado anteriormente, es la mejor herramienta para un funcionamiento óptimo de la gestión del personal público. En la RPT se registran los requisitos que deben tener los candidatos para optar a las plazas, las fases y versiones de cada puesto de trabajo. Además de la retribución que se recibirá por la ejecución de dichas tareas.

Además, también con la RPT se realizan informes y se definen exhaustivamente las características del área en el que está vacante dicha plaza. En definitiva, estamos ante un organigrama en el que se desgranan cada uno de los objetivos que se quieren conseguir y se especifican los requisitos que deben tener los futuros trabajadores para desarrollarlos de forma óptima. 

Todo ello con el fin de evitar malas prácticas. ¿En cuántas ocasiones se ha impugnado el proceso de selección de un candidato para un puesto en la administración pública o se han detectado irregularidades en la elección? Con la RPT, ese es uno de los objetivos, evitar de forma significativa este tipo de problemas. Es una manera más de garantizar al 100% la elección de personal adecuado para la ejecución de las funciones.

En definitiva, trabajar en un buen organigrama de personal a través de una RPT es un trabajo engorroso en sus inicios, pero muy satisfactorio a largo plazo. Es esencial que la gestión de recursos humanos de las Administraciones Públicas esté desarrollada a partir de una RPT.

¿Cómo elaborar una RPT?

La complejidad en la elaboración de una RPT se asienta en el número de trabajadores públicos con los que cuenta dicha administración. Esto significa que no es lo mismo realizar una RPT para un Ayuntamiento con escasos 10 empleados que para un gobierno autonómico que supera los 500. Además, un mismo modelo de RPT no es válido para todas las administraciones públicas. Su base quizás sí, pero han de tenerse en cuenta las particularidades de cada organización y plasmarlas en este plan técnico. A pesar de ello, los pasos para una elaboración eficaz siguen siendo los mismos. 

  1. Estudio y análisis de las áreas de la Administración Pública. En primer lugar debe realizarse un exhaustivo examen del organigrama de recursos humanos con el que cuenta el gobierno. Es decir, definir cada puesto, sus objetivos y aclarar el número de personas necesarias y sus funciones para ejecutarlo adecuadamente.

Este paso, quizás es uno de los más prolongados en el tiempo, ya que supone realizar un informe muy detallado y completo de cada una de las áreas y sectores, así como de los trabajadores. Sin embargo, su buena ejecución nos puede ahorrar tiempo posterior en la solución de problemas.

  1. Crear una estructura salarial. Una vez realizado el análisis del personal y sus funciones hay que entrar a catalogar económicamente dichas funciones. Siempre teniendo en cuenta el trabajo realizado y no la persona que lo realiza. Es decir, dos personas que cuentan con el mismo escalón e igual función deben cobrar lo mismo. Con la Valoración de los Puestos de Trabajo (VPT) conseguimos este objetivo y además evitamos cualquier discriminación con el resto de empleados. A esto hay que sumarle que es un ejercicio de transparencia que debe radicar en todas las Administraciones y, más aún, las de carácter público.
  2. Negociación. Una vez cerrado tanto el estudio como la retribución de las funciones entramos en el proceso de negociación. Aquí entra un tercero en discordia que serían los sindicatos de los trabajadores. Con ellos, hay que consensuar el trabajo realizado y llegar a un acuerdo. En ocasiones, este proceso de negociación suele prolongarse durante años, pero es esencial para contar con un RPT a largo plazo y sin fisuras.

Llevar a cabo la elaboración de un RPT no es una tarea fácil. Por lo que es imprescindible la contratación de personal especializado en este tipo de funciones. Ya sea interno o externo. Cada vez más, las Administraciones Públicas delegan la gestión de Recursos Humanos, más concretamente, la elaboración de un RPT a empresas especializadas. Como es el caso de Systems Group. Con más de 25 años de experiencia en el sector de la consultoría tecnológica, la compañía que dirige David Souto ofrece un servicio de gestión de recursos humanos a la medida del cliente. Para ello, es necesaria la ejecución de soluciones adaptadas a las nuevas tecnologías que permitan una dirección eficaz de todo el proceso de selección de personal. Solucionando problemas e implantando herramientas con las que optimizar todos los procesos. 

Hay que tener en cuenta que la gestión de recursos humanos en las Administraciones Públicas debe tener un proceso de renovación que se puede realizar a través de Systems Group. Es necesario actualizarse e instaurar avances con los que estar al día. En otras palabras, ir renovando nuestro RPT en función de las necesidades de cada administración.

Esta actualización continua es esencial para que el trabajo de tanto tiempo se prolongue y sea útil durante un largo periodo. Siempre es mejor y, sobre todo, menos costoso ir realizando pequeñas modificaciones que tener que ejecutar cada cierto tiempo un nuevo RPT, porque el antiguo es obsoleto. 

CÓMO ELABORAR UN RPT

Tramitar un RPT en Excel o en GinPix7

Muchas Administraciones Públicas llevan a cabo la gestión de recursos humanos en un documento Excel. Sin embargo, ¿es apto trabajar esta área tan delicada con este tipo de herramientas? La respuesta es sí. Siempre y cuando el ayuntamiento cuente con una cifra de personal muy baja. Cuando el número de empleados supera la veintena y las áreas comienzan a diversificarse es recomendable la ejecución de un RPT a través de un software de gestión de recursos humanos. Así lo confirma David Souto, director general de Systems Group. 

Los avances tecnológicos han llegado, sin duda, también a la gestión del personal. A día de hoy, existen múltiples herramientas que nos ayudan a tramitar con más facilidad estos recursos. Softwares personalizados con los que diseñar de forma eficiente nuestro organigrama de personal. Precisamente, en el sector público existe una plataforma llamada GinPix7 con la que digitalizar todo el proceso de gestión de recursos humanos. Se trata de una de las herramientas más eficaces que ya se ha implantado en más de 500 administraciones públicas. 

Dejar un comentario