Transformación Digital para la Sanidad Pública

Los retos de la Administración Pública para la transformación digital de la Sanidad

Desde que las tecnologías han entrado a formar parte de la vida diaria de una gran parte de los ciudadanos del mundo, todos los entes han tenido que ir adaptándose a las nuevas tecnologías.

La transformación digital ha afectado, por tanto, a empresas del sector privado pero, sobre todo, al sector público. Al tratarse de administraciones con gran cantidad de trabajadores, puede considerarse lógico que los cambios se produzcan poco a poco. Pero también hay que tener en cuenta que afectan a toda la población de un municipio, una región o un país. Puede significar la diferencia entre estar a la cabeza de la innovación con servicios como los software de gestión de nómina o dejar una zona territorial totalmente descolgada del avance general.

Dentro de las gestiones que se reparten las administraciones públicas en España, tiene mucho peso el valor del sector sanitario. Tanto de manera física (en hospitales y ambulatorios) como de manera virtual, era necesaria la aplicación de la tecnología para mejorar el servicio. Y dentro de los espacios médicos, la tecnología ha llegado para aplicarse tanto en la gestión de pacientes como en los tratamientos que se llevan a cabo.

La Sanidad pública en la transformación digital

Según los datos recogidos por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, entre 2010 y 2014 el presupuesto de las Comunidades Autónomas españolas para sanidad ha caído un 11,2%. De hecho, según los cálculos, en 2020 el gasto en sanidad será de un 6,5% del PIB.

Esta bajada en los presupuestos supone también menor inversión en el desarrollo tecnológico de este sector. En este sentido, la Asociación Salud Digital presentó un informe sobre la presencia de las tecnologías y el desarrollo de la transformación digital en la Sanidad mostrando cómo se encuentra la situación de las diferentes administraciones sanitarias en las 17 comunidades autónomas españolas.

Después de que en 2005 se aprobara el Plan Avanza, con el objetivo de incentivar el uso de tecnologías de la información en este tipo de instituciones del estado, se observa que no todas las comunidades han aplicado todas las herramientas a su alcance. Una de las conclusiones iniciales que se extraen es que en la práctica totalidad del territorio nacional es posible acceder a la Receta Electrónica y ha sido implantada la Historia Clínica Digital.

Tanto es así, que durante este informe se considera al sector sanitario español como uno de los motores de la tecnología en el país. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la transformación, aunque avanzada, aún no ha llegado a su culmen en este sector.

Mejoras de la transformación digital en la Sanidad Pública

Retos para la transformación digital en el sector sanitario

Dentro de la capacidad de la tecnología para abordar la Sanidad Pública, existen algunos espacios en los que debe aplicarse de manera efectiva. Se trata de hechos como el envejecimiento de la población o el mayor número de dolencias crónicas en pacientes. Los datos demográficos apuntan a un aumento en la edad media de la población, superando los 2,5 millones de personas por encima de los 80 años, según los datos del informe “Hacia la transformación digital de sanidad: 10 medidas para su impulso” de la Sociedad Española de Informática de la Salud.

Pese a esas cifras, la posición de España respecto al resto de países europeos es buena por prácticas como la ya mencionada receta digital. Además, según un artículo de la Revista Española de Economía de la Salud, la Sanidad pública debe mejorar en tres aspectos relacionados con la gestión de tratamientos:

  • Más predictiva. La sanidad es, en gran medida, un órgano que debe prever las situaciones futuras de los pacientes . El principal objetivo debe ser evitar males mayores y situaciones más costosas tanto económica como psicológicamente. La tecnología puede ayudar a detectar síntomas que el ojo humano pasaría por alto.
  • Más participativa. Los tratamientos deberán basarse en las funcionalidades que aporte la transformación digital, resultando más cómodos tanto para los profesionales como para los pacientes.
  • Más efectiva. Al referirnos a tecnología aplicada a la salud, debe ser resolutiva a la hora de diagnosticar y tratar. Esto también puede aplicarse a la investigación de nuevos fármacos que alcancen el tratamiento de enfermedades que, por el momento, siguen siendo difíciles de frenar.

¿Qué se puede hacer para mejorar la aplicación de tecnologías en la Sanidad pública?

Pero más allá del aspecto puramente médico, hay un gran espacio de mejora en la gestión de pacientes y de la información de los mismos. Tal y como apunta el artículo ‘La transformación digital, el reto sanitario del futuro’, actualmente el paciente no es el centro de los sistemas sanitarios. Esto no solo afecta a la manera en que las personas que acuden a un centro de salud logran su tratamiento sino a la accesibilidad de los médicos a un historial digitalizado completo de cada uno de sus pacientes.

En los últimos años hemos visto cómo se aplicaban algunos modelos tecnológicos a la gestión de personas. Por ejemplo, las aplicaciones y web de cita previa sanitaria, las confirmaciones de asistencia al centro médico para controlar de manera más ágil las consultas y la emisión de recetas digitales para acelerar los procesos rutinarios.

Dentro del informe de a la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria se proponen diez medidas que impulsen la transformación digital dentro del sector sanitario. Todas parten de la iniciativa de situar al paciente como punto de arranque. Partiendo de esta estrategia debe permitir al paciente disfrutar de todos sus derechos en las mejores condiciones.

Algunas de ellas requieren la implicación y liderazgo de entidades como el Ministerio de Sanidad de manera que se impulse una estrategia. Estas instituciones tienen la capacidad de aportar fondos para el desarrollo de tecnologías para la salud. Según los datos que maneja el informe, actualmente se destina el 1,2% del gasto sanitario a investigación y es insuficiente para las necesidades del sector.

Propuestas para mejorar el sistema de Salud Pública

Dentro de las propuestas podemos encontrar un cambio en las aplicaciones hacia las patologías agudas y dirigirlas hacia la cronicidad de enfermedades. De esta forma, se espera que se asegure una continuidad en la asistencia a los pacientes. El informe aboga también por “adoptar las medidas necesarias que promuevan la explotación de la información del Sistema de Salud” con el fin de mejorar la calidad, la eficiencia y los resultados de la Sanidad pública.

Uno de los cambios más relevantes es la aplicación de servicios de transparencia en la gestión del Sistema de Salud. El objetivo de esta propuesta es permitir al paciente tener toda la información sobre el centro de salud y permitirle tomar decisiones. Esto también permitirá a los organismos sanitarios evaluar su situación y encontrar los puntos de mejora.

Por este motivo, comunidades autónomas y gobierno nacional deben hacer una apuesta para conseguir agilizar estos trámites y con ello reducir tiempos de espera, consultas e incluso tratamientos más agresivos con la detección precoz. Para ello, deben contar con agentes externos que puedan asesorarles en el camino hacia la transformación digital.

En Systems Group somos pioneros en la inserción de las nuevas tecnologías dentro de la Administraciones Públicas. La implantación de softwares personalizados con los que agilizar los trámites al ciudadano y al propio organismo público. Contamos con más de 25 años de experiencia y con el valor añadido de ofrecer formación a los funcionarios para adaptarse a los cambios tecnológicos. Si tienes dudas o quieres informarte más sobre nuestros servicios no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Dejar un comentario