inteligencia artificial-empresas-portada

¿Cómo aplicar la Inteligencia Artificial en la gestión de mi empresa?

La Inteligencia Artificial (IA) es una réplica del intelecto humano a través de complejos procesos y sistemas tecnológicos. Gracias a los avances tecnológicos, en la actualidad es posible extrapolar algunas de las particularidades y capacidades exclusivas del cerebro humano a la tecnología. Podemos aplicar la tecnología a cualquier campo y, por tanto, es posible nutrir a seres inertes con el pensamiento humano.

Dotar de vida a cualquier ente tiene sus ventajas. La más importante es que se puede complementar el esfuerzo intelectual propiamente humano y sumarle un plus a través de la tecnología que nos permitirá ahorrarnos tiempo. Ya sabemos que el tiempo es dinero.  Las máquinas surgidas en la industrialización se basan en procesos mecánicos. Sin embargo, la implementación de la Inteligencia Artificial en ellas les permite solucionar problemas y tomar decisiones por sí mismas. 

Todo ello es posible gracias a los cuatro pilares sobre los que se sustenta la IA:

  • Algoritmos genéticos (aprendizaje automático).
  • Redes neuronales artificiales (aprendizaje profundo).
  • Razonamiento lógico (descubrimiento de datos inteligentes).
  • Búsqueda del estado solicitado (análisis predictivo).

La Inteligencia Artificial y la maximización de beneficios

La tecnología es aplicable a cualquier ámbito que sea de interés para el ser humano. Uno de ellos es la empresa. Si realizamos un análisis de dónde se pierde más el tiempo siendo empresario es en la gestión empresarial. El margen de error no puede existir. La optimización de recursos es donde se deben concentrar todos los esfuerzos para maximizar los beneficios que aporta la IA en una estructura empresarial. 

Cada vez más la gestión empresarial se ha ido haciendo más compleja y es que el volumen masivo de datos generados día a día por cada individuo es mayor. La tecnología ha tenido mucho que ver en esto y, para simplificar procesos, se ha identificado una gran oportunidad para potenciar el desarrollo y gestión empresarial: la Inteligencia Artificial.

Al tener acceso a tantos datos, debemos entender que todos tienen su función y utilidad. Perderlos por el camino se traduce en una pérdida de información y, por tanto, de productividad y dinero. Analizarlos y tomar decisiones a partir de estos datos es un factor clave para según qué actividades en la empresa.

Requisitos para poder implementar la IA en la empresa

La gestión empresarial busca aumentar la productividad de la empresa. La Inteligencia Artificial también vela por la misma, y para que se pueda implementar en un proceso, se debe contar con estos cuatro requisitos:

  • Datos: cuanto mayor sea el volumen de datos, mayor será la probabilidad de obtener un mayor número de conexiones. Esto se traduce en una mejora de la precisión de las ideas y por ello, un aumento de detección de patrones y comportamientos. Lo que ayuda a hacer buenas recomendaciones y sugerencias a los usuarios. 
  • Capacidad informática: es aquella que logra consumir, almacenar y analizar los datos. El fenómeno de almacenamiento en la nube ha conseguido dar acceso a información valiosa a demanda del usuario que forme parte de la misma. En informática, la información es poder.
  • La ciencia de los datos: es importante saber gestionar, limpiar, integrar y transformar la información. Pero, a todos los datos extraídos, se le deben aplicar procedimientos estadísticos para obtener patrones de comportamiento de los usuarios. Hablamos de la propiedad intelectual en la informática (PI), un reconocimiento de derechos exclusivos de uso de los algoritmos y modelos creados en base a grandes volúmenes de datos. 
  • El tiempo: los primeros en poner en marcha un algoritmo, fruto de un laborioso trabajo de investigación y desarrollo, juegan con ventaja.  Dichos algoritmos, presentan un largo período de aprendizaje de los datos que manejan. Por otro lado, no debemos olvidar que una vez que estén optimizados, simplificarán al máximo la toma de decisiones, tanto de la empresa que lo aplique como de sus clientes.

inteligencia artificial-procesos

La optimización de la gestión empresarial depende de la Inteligencia Artificial

Si la toma de decisiones se ve simplificada gracias a la IA, se puede afirmar que una buena gestión empresarial depende directamente de la introducción de Inteligencia Artificial en su estructura. Estos son los cuatro factores que la conforman:

  • Planificación. Identificar objetivos. Cómo se van a lograr dichas metas a través de estrategias y recursos (técnicos, financieros o humanos).
  • Organización. ¿Quién va a realizar cada una de las actividades? Una vez se tenga la respuesta se debe establecer un timing estimado y unos procedimientos de acción.
  • Dirección. Motivar a los empleados a cargo. Asegurarse de que desarrollan todas las actividades de manera óptima a través de la asertividad y la empatía.
  • Control. Supervisar el trabajo que se está realizando para detectar problemas a tiempo. Recogida de datos para facilitar la toma de decisiones y medidas acertadas para evitar poner en riesgo a la empresa. 

Por tanto, la gestión empresarial se forma de cuatro funciones que permiten identificar las debilidades y fortalezas de la empresa. Tras ser detectadas se proponen ideas para reducir el riesgo de la actividad de la empresa.

La Inteligencia Artificial como simplificador de procesos

Todo departamento de una empresa está subordinado a una gestión empresarial que garantiza su correcto funcionamiento. En todos se premia la optimización de recursos en el menor tiempo posible, garantizando la maximización de los beneficios. El acelerador que permite que se llegue antes a esta meta es la Inteligencia Artificial. 

La IA mejora todas las variables que afectan directamente a las funciones de la gestión empresarial: productividad, trabajadores, clientes, productos y mercado laboral. 

El impacto positivo de la IA en las variables de la gestión empresarial

    1. Productividad: aumento del rendimiento y la capacidad productiva de las empresas. Las máquinas se encargarán de procesos rutinarios como la resolución de problemas en tiempo real. Esto es posible gracias a la capacidad de intercambiar información y al análisis de datos desestructurados.
    2. Trabajadores: la Inteligencia Artificial ha propiciado la liberación a los empleados de las actividades más mecánicas. Sus esfuerzos ahora se pueden centrar en trabajar sus emociones, creatividad, imaginación o intuición. 
    3. Clientes: los algoritmos de IA permiten dar respuestas automatizadas a las necesidades de los clientes. Esto se debe a una mejor comprensión de su comportamiento gracias a la tecnología empleada. Además permite un ajustado diseño de estrategias de fidelización según el target identificado.
    4. Productos: permite saber en tiempo real todos los detalles de cada uno de los artículos ofertados. Actualmente, debido a los e-commerce, es importante saberlo todo sobre su almacenamiento, distribución y venta.
    5. Mercado laboral: los trabajadores deberán actualizarse para ocupar nuevos puestos de trabajo que surgirán, frente a otros que desaparecerán. Sin embargo, el número de puestos de trabajo será el mismo, ni disminuirá, ni aumentará. La edad y la formación serán claves para asegurarse un contrato. 

IMPACTO IA GESTION EMPRESARIAL

La Inteligencia Artificial como simplificador de procesos

Todo departamento de una empresa está subordinado a una gestión empresarial que garantiza su correcto funcionamiento. En todos se premia la optimización de recursos en el menor tiempo posible, garantizando la maximización de los beneficios. El acelerador que permite que se llegue antes a esta meta es la Inteligencia Artificial.

A continuación, se presentarán ejemplos para cada departamento que conforma la estructura organizativa de las empresas. Aquí se demuestra lo siguiente: por qué se debe velar por la democratización del uso de la Inteligencia Artificial en las empresas. 

Ventajas de la IA en el departamento de Ventas

  • Rellena, monitoriza y actualiza automáticamente las actividades relacionadas con la base de datos del CRM de la empresa.
  • Recomienda la mejor respuesta a un cliente vía correo electrónico.
  • Realizará un seguimiento exhaustivo de cada fase del funnel para determinar las probabilidades de conversión a una venta. Identificará por qué el usuario no acabó realizando la compra.

Ventajas de la IA en el departamento de Atención al Cliente

  • Segmentación automática del tipo de necesidad que tiene el cliente que se pone en contacto. Evita que el agente pierda su tiempo si no es necesario en ese caso.
  • Optimizar el servicio, ya que el sistema localiza al operador que mejor puede solucionar el problema del cliente.
  • Sugerir la solución más acertada para resolver el problema presentado. Reduce el tiempo de la toma de decisión pero, aumenta la calidad del servicio. 
  • Ahorrarle al cliente la llamada al call center a través del autoservicio. Por ejemplo, un chatbot. 

Ventajas de la IA en el departamento de Marketing

  • Predecir de forma automática cuál será la tasa de apertura de un mail, así como la tasa de suscripción a una newsletter. 
  • Enviar productos recomendados exclusivamente para cada usuario, en base a compras recientes. Aquellos ítems que presentan alta tasa de conversión de compra  según la segmentación automática del target por el algoritmo.
  • Elaborar mensajes en el momento correcto. Tras un aprendizaje previo de cómo y cuándo compra el cliente (ciclo de compra o buyer journey), identificar cuándo esté será más vulnerable a la compra.

La Inteligencia Artificial en la gestión empresarial presenta una tendencia de crecimiento muy positiva. Pese a que su introducción no está siendo tan rápida como les gustaría a las empresas, se está trabajando muy duro sobre las áreas que más afectarán a la gestión empresarial: razonamiento, entendimiento e interacción.

Dejar un comentario