La RSE es un valor añadido de las empresas y consiste en mejorar nuestro entorno social

La apuesta de Systems Group por la Rse

La Responsabilidad Social de la Empresa (RSE), también conocida en algunos casos como responsabilidad social corporativa (RSC), es la contribución activa y voluntaria de las empresas para mejorar social, económica y ambientalmente el entorno en el que vivimos.

 

¿Para qué sirve la responsabilidad social en las empresas?

La RSE se puede aplicar en varias apartados, en todos ellos lo hace con el  objetivo de mejorar su situación competitiva, la visión de sus clientes e incrementar su valor añadido. Va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas. No estamos ante una obligación de las compañías, sino que es un compromiso que adquieren las empresas como valor.

En su amplia mayoría, está enfocada a las grandes empresas pero cada vez son más las PYMES, que adoptan medidas de colaboración con la sociedad. Sin embargo, es necesario entender que no estamos ante un comportamiento altruista ni tampoco ante un instrumento publicitario. Se trata de una forma de gestión empresarial que implica una colaboración con la sociedad. Asumiendo, de esta manera, un compromiso de llevar a cabo actuaciones transparentes que repercutan de forma favorable en nuestro entorno. 

 

Diferencias entre la Responsabilidad Social Empresarial y la Responsabilidad Social Corporativa

Lo primero que se debe aclarar es que ambos conceptos surgen de la Responsabilidad Social. Esto es el compromiso de los ciudadanos, instituciones y demás entes y organizaciones con el crecimiento del bienestar de la sociedad. 

Ya tratando los dos términos particularmente, es necesario resaltar que no son lo mismo aunque cuentan con características comunes, como algunas normas y algunos preceptos. Una vez explicado lo que es la RSE, es necesario apuntar que la RSC no se extiende a todas las organizaciones que se encuentren dentro de la empresa. De hecho, la implantación de este segundo tipo de Responsabilidad Social se cuenta como una ayuda en el marketing y la imagen de la compañía. 

Por aclarar, la Responsabilidad Social Corporativa es una capa superficial, mientras que la Responsabilidad Social Empresarial está compuesta por los principios de la empresa para con la sociedad. Por tanto, se puede decir que la diferencia entre ambos aspectos es muy sutil, pero existe y debe tenerse siempre en cuenta. 

 

Tipos de Responsabilidad Social Empresarial

Tenemos la concepción de que una empresa solamente piensa en la obtención de beneficios o en sacar la máxima rentabilidad a sus equipos y trabajadores. Sí, es uno de sus objetivos. Sin embargo, cada vez más,  los emprendedores son conscientes de la importancia de la responsabilidad social. 

Esto deriva en que las empresas o empresarios decidan acometer diferentes tipos de Responsabilidad Social Empresarial. Es común, por tanto, aplicar pautas relacionadas con el medioambiente, los derechos humanos y la colaboración con entidades sin ánimo de lucro. Estas medidas permiten dar una visión más humana de la empresa y nos recuerdan que éstas están formadas por personas, que sienten, padecen y se apasionan. 

Puede abarcar varios ámbitos:

Medioambiental

Aplicar acciones con las que minimizar el impacto medioambiental. Un buen ejemplo podrían ser las medidas de ahorro de equipos o la utilización de materiales sostenibles.

Comunitaria

 Beneficiar al entorno social y comunitario en el que se desarrollan con su actividad con medidas colaborativas. Como por ejemplo, realizar donaciones con las que las entidades sin ánimo de lucro sigan desarrollando funciones beneficiosas para sus gentes. 

Mercantil

 Adoptar estándares de calidad tanto en los productos como en los servicios que se ofertan. Es posible llevar a cabo este tipo mediante políticas de transparencia que garanticen estos patrones. 

Laboral

Implantar medidas que ayuden a la conciliación laboral y familiar, apostar por la formación de la plantilla, reducir las horas extras… 

¿Existen etapas dentro de la Responsabilidad Social Empresarial?

Al tratarse de una estrategia empresarial, la Responsabilidad Social puede tratarse como un proceso. Sin embargo, no es una continuación de una etapa hacia la siguiente. Según la definición de Elsbeth Roelofs, una marca puede hacer que su RSE pase por cinco etapas, es decir, son cinco niveles de profundidad dentro de una empresa por la que puede pasar una Responsabilidad Social Corporativa. Desde ser tangencial al desarrollo de la empresa hasta alterar todo el modelo de negocio para adaptarlo:

Defensiva

La clave reside en que se convierte en una responsabilidad de reacción. Puede ser para introducir prácticas más correctas tras una crisis de reputación en la compañía. Se deduce que no es una solución a largo plazo, sino una respuesta rápida para evitar pérdidas. Si bien esto no lo exime de que se convierta en una de las medidas de la Responsabilidad Social de la empresa.

Caritativa

 Se trata del modelo más famoso entre el gran público porque refuerza la versión comunitaria de la empresa. Es muy común porque la mayor parte de las veces no requiere penetrar en el corazón de la organización y puede trabajarse en paralelo. Esto también afecta al valor de los actos de las empresas, ya que este tipo de gestos suelen ser generalizarse en determinadas fechas o épocas.

Estratégica

 Es la etapa de la Responsabilidad Corporativa más rentable porque suele ayudar a reducir costes. Lo más común es que las empresas cuenten con expertos en este tipo de estrategias.

Transformacional

Para hablar de esta etapa de la Responsabilidad Social Empresarial es obligatorio apuntar que nos lleva a cambios profundos. Esto sucede cuando una organización pasa a ser una “marca humana” en la que conocen su papel de intervención en la sociedad y cambia la concepción empresarial para adoptar valores que les hagan destacar.

Promocional

 El último de los estados es el más difícil, ya que es el que se acerca más directamente a la Responsabilidad Social Corporativa siendo algo opuesto, además de que se trata de procesos que solo buscan el engaño. Es decir, las marcas no intentan mejorar sus prácticas, solo quieren promover una imagen positiva.

 

Systems Group y la colaboración social

La Responsabilidad Social es un valor que siempre hemos tenido en cuenta dentro de Systems Group. Llevamos más de 20 años colaborando con donaciones periódicas a distintas organizaciones sin ánimo de lucro. Además de la prestación de servicios TI como la asistencia técnica y las soluciones mobility, en nuestra cabeza siempre rondan las nuevas tecnologías. Pero para ello creemos que debemos contar con una sociedad más justa, solidaria e igualitaria, así lo reconoce David Souto

Más allá de los negocios, apostamos por valores como la empatía, la colaboración entre entidades, el trabajo en equipo, la calidad, la confianza y, por supuesto, la solidaridad. En Systems Group tenemos muy claro, desde nuestros inicios en 1994, que en nuestro ADN empresarial está muy presente el concepto de responsabilidad con la sociedad  y a lo largo de más de dos décadas lo hemos demostrado con creces. Apostamos por ayudar a entidades que realizan labores en nuestro entorno más cercano, Euskadi, pero también por otras que llevan a cabo desde hace años funciones humanitarias internacionales. 

Las organizaciones sin ánimo de lucro con las que colaboramos en Systems Group son:

  • Médicos Sin Fronteras. Esta organización de acción médico – humanitaria asiste a personas víctimas de conflictos armados, violencia, epidemias o enfermedades olvidadas. Está presente a nivel internacional en lugares azotados por desastres naturales, guerras o hambruna. Su gran objetivo es llevar a cualquier rincón del mundo atención sanitaria. 
  • Gorabide: es una asociación vizcaína formada por familias y orientada a dar apoyo a las personas con discapacidad intelectual de Bizkaia. También a sus familias o personas tutoras para mejorar su calidad de vida y defender los derechos de este colectivo. Entre sus acciones destacan  el servicio de respiro familia, el centro de día o la formación. 
  • DYA: Detente Y Ayuda es una asociación sin ánimo de lucro que da asistencia a todas las llamadas de auxilio en carretera. A lo largo de los años, ha ampliado sus servicios con cursos y seminarios sobre educación vial, traslado de ancianos y discapacitados o ayuda psicológica para las víctimas de accidentes de tráfico.

En nuestro afán por mejorar sus procesos y actividades vamos más allá de los servicios que ofrecemos. Nuestra preocupación también se traslada a la parte social de la compañía. Seguimos buscando y explorando vías para difundir el mensaje de la solidaridad y la colaboración, sin perder nuestra esencia ya que creemos que es la mejor manera de adaptar la compañía a los nuevos tiempos y las nuevas necesidades. Así lo reconoce David Souto, director general de Systems Group. 

Tenemos claro que, granito a granito, se puede hacer una montaña y que todo suma para conseguir una sociedad más justa e igual. Es cuestión de implicarse y hacerlo desde el corazón. Ser profesional en nuestro ámbito pero también para la sociedad. Ponemos pasión a todo lo que hacen.

Nuestro objetivo es dar la mayor satisfacción a nuestros clientes dejar una huella de profesionalidad impregnada, pero también hacerlo con proyectos con gran valor humanitario. Expandir este virus solidario en nuestro entorno, es una apuesta de futuro. “Nos recordarán por lo que hicimos, no por lo que fuimos”, David Souto. 

Dejar un comentario