PORTADA CLOUD COMPUTING

Cloud Computing: La revolución tecnológica para las empresas

Cada vez son más las compañías que están dando el salto al Cloud Computing para mejorar las condiciones de su empresa y agilizar sus procesos. Pero no es fácil elegir uno u otro modelo de infraestructura en la nube.

¿Qué es el Cloud Computing?

Lo primero que debemos preguntarnos es a qué nos referimos cuando hablamos de un servicio de Cloud Computing. Se puede denominar también simplemente ‘cloud’ y es una tecnología que proporciona el acceso remoto a software, almacenamiento de archivos y procesadores de datos a través de Internet. Se convierte en una alternativa al servidor local de las empresas. 

Supone una revolución no solo para las PYMES sino también para las grandes empresas, ya que permite el acceso inmediato a toda la información desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier parte del mundo. El único requisito es contar con una conexión a Internet, algo al alcance de cualquiera en casi todas las partes del mundo.

¿Por qué tengo que aplicar el Cloud Computing a mi empresa?

Según afirma David Souto, Director General de Systems Group, “la implementación de cualquier nueva tecnología en una empresa debe ser objeto de un estudio a conciencia. Analizar las ventajas y los inconvenientes y saber lo que realmente nos beneficia debe  ser una de nuestras prioridades para permitir que nuestra empresa evolucione”. 

Sin embargo, debemos ser conscientes de que estar a la última tecnológicamente tiene que ser uno de nuestros objetivos empresariales. Cloud Computing puede suponer un plus cualitativo y cuantitativo en nuestros procesos. Aplicar este avance tecnológico nos llevará a estar siempre a la cabeza y por encima de nuestros competidores más próximos. 

Tipos de Cloud Computing

Existen varios tipos de sistemas en la nube. Seguidamente vamos a analizar los más populares y conocer sus aspectos más relevantes con el fin de seleccionar el que más interese teniendo en cuenta las características de tu empresa.

La nube pública.

Es el espacio donde los servicios se almacenan fuera del sitio privado de la empresa. La única forma de acceder es a través de Internet. Todo el almacenamiento de datos lo lleva una organización externa. Claro ejemplo de este tipo de cloud computing es Google o Microsoft. Los usuarios no necesitan adquirir hardware, ni software, ni infraestructura de soporte, ni siquiera requiere unos procesos de seguridad externos. Lo proporciona el proveedor.

LA Nube privada

Es una infraestructura que utiliza una única empresa. Tiene su propia nube de servidores y software. El personal de TI suministra, asigna y distribuye los recursos. Además, cuenta con una seguridad sofisticada. Es esencial cuando el eje central de tu negocio son los datos y las aplicaciones. 

Híbrido

Tal y como su nombre indica, es una mezcla de los dos anteriores. Se utilizan por dos o más infraestructuras que permanecen como entidades únicas. Por ejemplo, este tipo de nubes se usan cuando tienen los emails en pública para ahorrar gastos de almacenamiento, pero los datos en privada sirven para protegerlos con tu propia seguridad.

Comunitaria

Es un modelo que requiere que varias entidades compartan el acceso a la nube privada y cuenten con seguridad similar. Se lleva a cabo en franquicias. 

TIPOS DE CLOUD COMPUTING

Pros y Contras del Cloud Computing

El término nube o cloud llegó a nuestras vidas de la mano de Apple y sus iPhone donde todas las fotografías, mensajes y correo eran guardados automáticamente en una especie de espacio etéreo. Ahora esta tecnología llega a gran escala y está causando furor en las Pymes porque facilita algunos procesos sin necesidad de aumentar excesivamente el gasto o la inversión en complementos.

Con un poco más de reticencia aterriza en las grandes empresas que estudian su implementación con lupa. Por eso es imprescindible conocer los pros y contras de esta tecnología revolucionaria. 

A continuación, enumeramos algunos de sus pros: 

    1. Pago por uso: pagamos solamente por aquello que estamos usando. Dependiendo de la cantidad de servicios que damos a los clientes y la utilización que tenemos del cloud ajustamos su tarifa.
    1. Remoto: solo necesitamos acceso a Internet. Podemos acceder a los datos y trabajar desde cualquier lugar del mundo. 
    1. Colaboración: mayor fluidez de traspaso de datos e información entre los trabajadores. 
    1. Flexibilidad: podemos dar de alta o baja servicios en función de la demanda que tengamos. Es decir, si debemos aumentar el número de usuarios o la capacidad que necesitamos en un momento determinado y luego volver a nuestro estado original.
    1. Bajo mantenimiento: No hay necesidad de estar instalados en el ordenador. Por lo que no requiere un nivel de mantenimiento tan alto a un software local propiedad de la empresa.
    1. Seguridad: cuentan con unos niveles de seguridad muy altos y con gran inversión por parte de los propietarios de la nube. Además, los proveedores de Cloud Computing son los responsables de la seguridad física de estos servidores. 
    1. Menores costes: se comienza a trabajar más rápido y el gasto de inversión es mucho menor que si tuviéramos que instalar un servidor local. 
  1. Actualizaciones automáticas: no es necesario decidir si actualizamos o guardamos el trabajo. Ambas opciones se recogen esta nueva tecnológica. Guardándose todos los cambios automáticamente.

En cuanto a los contras, la mayoría se pueden producir en un futuro no muy inmediato. Vamos a conocerlos:

    1. Centralización: dejar en un único proveedor toda nuestra información genera mucha dependencia.
    1. Acceso a Internet: somos conscientes de que la accesibilidad a la red es cada vez mejor, sin embargo están supeditados a tener una buen acceso a Internet. Esto significa que siempre que queramos acceder al contenido, necesitamos unas determinadas condiciones iniciales. 
    1. Especialización: la disponibilidad de servicios más especializados es una tarea más complicada para desarrollar en la nube. Su implementación puede tardar meses o años.
    1. Inmadurez: debido a su juventud muchas de las interfaces de las aplicaciones están en constante modificación y pueden provocar que los usuarios tengan que estar adaptándose continuamente. Y lo que podría ser una avance, se convierte en una forma de ralentizar los procesos de trabajo.
  1. Escalabilidad: la sobrecarga en los servidores aumentará en función del número de usuarios que empiecen a compartir la infraestructura. 

CLOUD COMPUTING PROS Y CONTRAS

Servicios de Cloud Computing

Los proveedores de Cloud ponen sobre la mesa toda una serie de servicios adicionales con los que complementar y ajustarse a las necesidades de cada empresa o cliente. Dependiendo de nuestras características deberíamos elegir una u otra opción.

Software como Servicio (SaaS)

Es un tipo de alojamiento en la nube en la que nuestra aplicación está en servidores de nuestro proveedor. Es una de las más populares e ideal para las pequeñas empresas. 

Infraestructura como Servicio (IaaS)

El proveedor ofrece capacidad de almacenamiento y el proceso en bruto, siendo el usuario quien debe construir todas las aplicaciones necesarias desde cero. 

Plataforma como Servicio (PaaS)

Contamos con todas las ventajas del cloud computing, pero podemos desarrollar aplicaciones personalizadas del software. Aunque sin el coste y la complejidad de adquirir y desarrollar un hardware.

Todas estas posibilidades y facilidades han abierto la puerta a soluciones y aplicaciones de software sencillas, menos costosas y abiertas a multitud de sectores. Al no requerir una experiencia técnica en funciones como la seguridad, la configuración y el mantenimiento de la infraestructura, esta tecnología es más accesible a los usuarios y por tanto a las Pymes.

Dejar un comentario